Bombillo ahorrador

El uso de bombillas ahorradoras es, sin lugar a dudas, un avance tecnológico de gran importancia para disminuir el consumo de energía eléctrica en los hogares, establecimientos públicos, instituciones educativas y, en general, cualquier lugar que necesite de una constante iluminación eléctrica. Los expertos en este tema afirman que con el uso de este tipo de bombillas fluorescentes se puede ahorrar hasta el 80% de la energía eléctrica que se consume en la iluminación de un espacio. Así que es una alternativa que todos debemos tener en cuenta.

Los bombillos tradicionales se conocen como bombillos incandescentes. En una comparación entre un bombillo incandescente y un bombillo ahorrador, es completamente evidente este ahorro. Tomemos por ejemplo un bombillo incandescente de 100 watios, que es el que comúnmente se utiliza. Para encontrar un bombillo fluorescente que tenga la misma capacidad de iluminación, encontramos que debemos utilizar un bombillo fluorescente de 20 watios, es decir, que consume la quinta parte de energía eléctrica frente al incandescente. Esto quiere decir que se consume la misma cantidad de energía eléctrica con un bombillo incandescente, que ilumina solo un espacio, que con 5 bombillos ahorradores encendidos, que pueden prácticamente iluminar todo un hogar. La diferencia en el consumo salta a la vista inmediatamente.

Bombillo incandescente

Además de esto, un bombillo incandescente puede permanecer encendido por un promedio de 1000 horas. En cambio, un bombillo fluorescente ahorrador tiene la capacidad de permanecer encendido, en promedio, durante unas 6000 horas. Esto quiere decir que su vida útil resulta 6 veces mayor que la de los bombillos tradicionales.

Es cierto que en general los bombillos ahorradores suelen tener un costo mayor a los bombillos incandescentes, y esto hace que muchas familias no lo utilicen. Sin embargo, cuando se mira detalladamente, es seguro que vale la pena hacerlo, no sólo porque resulta mejor para el bolsillo, sino porque se deja de consumir una gran cantidad de energía lo que permite tener un modo de vida un poco más amigable con el medio ambiente. Así que la próxima vez que compres un bombillo, asegúrate que este sea un bombillo ahorrador.

Comparte este artículo:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • del.icio.us
  • Google Bookmarks
  • MySpace
  • Live
  • Digg
  • Print