Una investigación de la Universidad de Roehampton de Londres, Inglaterra, trata de explicar por qué el trago actúa como ’embellecedor’ y cambia nuestra forma de ver a las otras personas.

Trago embellezedor. Foto: RT.com

¿A quién no le ha pasado que ha tenido algún romance, o alguna historia o aventura con alguien mientras ha estado tomando algo de licor? ¿O que ha deseado tener una relación con alguien en ese momento? De seguro que muchos saben lo que eso significa. Pues bien, en muchas ocasiones nos levantamos al siguiente día y recordamos este hecho, bastante sorprendidos. El licor, tiene un efecto bastante conocido como ‘el embellecedor’: después de cada trago, mujeres y hombres parecen cada vez más atractivos.

Pues bien, eso es lo que han decidido analizar en Londres, el por qué del efecto embellecedor del alcohol. Para esto tomaron a una población de la universidad como sujeto de experimento: en diferentes estados de alicoramiento, se les mostraban fotos de personas para que comentaran cuales eran los más atractivos.

Las personas que se encontraban completamente sobrias, reconocieron como los rostros más atractivos los que cuentan con un gran nivel de simetría. Los rostros que no eran simétricos eran descartados. Por el contrario, los sujetos de investigación que estaban bajo el efecto del alcohol, no dieron una diferenciación clara entre los rostros simétricos y los que no lo eran. Por esta razón el estudio concluyó que el trago disminuye, después de cierta cantidad, la capacidad de las personas, especialmente de las mujeres, para comprobar la simetría de los rostros, lo que creen que puede influir directamente en la preferencia sexual sobre una persona bajo el efecto del alcohol.