Boa Constrictor

Científicos de la Universidad de Carolina del Norte documentaron un fenómeno nunca antes visto: la Boa Constrictor hembra puede reproducirse sin aparearse y sin tener ningún contacto sexual con un macho. Este ha sido un descubrimiento bastante revolucionario, basado en un experimento científico que logró hacer que una Boa Constrictor tuviera dos camadas de crías con un año de diferencia. En total son 22 crías de Boa Constrictor que nacieron de huevos puestos por la Boa sin haberse puesto en contacto con un macho de su especie.

Al parecer, genéticamente, las 22 crías serían replicas idénticas a su madre, heredando toda su información genética y por supuesto su apariencia física. Las 22 crías fueron hembras de color albino, tal como su madre.

La reproducción asexual es un extraño fenómeno conocido como partenogénesis, y consiste en la habilidad de una hembra de ciertas especies de reproducirse sin tener contacto sexual. Se piensa que es un mecanismo de preservación de la especia que le permite a la hembra procrear y reproducirse cuando no existen machos de su especie disponibles para el apareamiento. Hasta el momento nunca se había demostrado que una Boa pudiera tener esta forma reproductiva, aunque se han registrado casos en Tiburones, Geckos y algunos reptiles.